Sábado, 25 de marzo de 2017

Hay días en los que, en momentos de calma y ausencia de necesidades, las cosas emergen claras y se puede analizar todo objetivamente. Pero, eso precisamente, no depende de ninguna inspiración ni espíritu sino de una condición concreta y física. De esa misma calma, equilibrio y ausencia de necesidades.

En estas circunstancias dejando recorrer al pensamientos vastas regiones del todo, uno se percata de que el cosmos, la naturaleza, lo más elemental actúa con una inteligencia, con una selección, con un autodiseño. Aún me pregunto si hay alguien que se plantea si los cristales de cuarzo son obra del Señor. Pues ahí empieza todo, existe una sinergia, cooperatividad, espontánea interacción, leyes que vienen regidas por otras leyes elementales y que no tienen más justificación que por si mismas. De ahí a encontrar una intención antropocéntrica y un infinita  y santa bondad en el devenir del cosmos, creo que hay demasiado. AUNQUE, HAY QUE DECIR que la bondad en sí, la consideraría una solución cósmica para cualquier civilización inteligente ¿será eso Dios? Sigue sin coincidir con el santo alabado en iglesias y cruzadas.

Lunes, 20 de marzo de 2017

Absurrealistas: absurdos y surrealistas.

Va tomando forma, forma amorfa, va adquiriendo un cuerpo, cuerpo como el vino rancio, tan rancio que es vinagre, buen vinagre para avinagrarnos la vida, pero ¿Qué es la vida si no hay contraste de sabores?  ¿Os dije que me encanta el dulce? ¿A quién se le ocurrió el merengue? Quizás algunas de mis ideas tengan forma de merengue, sobre todo las surrealistas, pero al final son dulces ¿o no? Por cierto, que he recibido órdenes de mi subconsciente de expresarme así. Pero ¿Qué queréis que haga si me sale así?

Sábado, 18 de marzo de 2017

Debería leer más, siempre hay que leer más, nunca se lee lo suficiente. Pero una impresión, repito impresión, me queda de los literatos de hoy en día, sobre todo de los que más éxito tienen o más consagrados están: rasgos de decadencia y hasta de cierta ruindad. Se supone que tienen que haber pasado por todo para poder escribir de manera veraz y por lo más extremo posible para impactar a los lectores, aunque también puede ser que esas características a algunos/as les hayan permitido “triunfar”, ya sabemos muchas veces como es el que triunfa.

Jueves, 16 de marzo de 2017

En alguna parte leí algo parecido:

Prefiero ser ingenuo mil veces y que por ello hasta se burlen de mí, que perder mi capacidad de maravillarme, de dar mi mano y de abrir mi corazón.

Más o menos así me pasa, a veces me achacan que no soy “listo” ni pícaro, ni sé tomar las cosas como “mejor convengan”. Pero entonces quizás fuese demasiado suspicaz para sentir ningún tipo de confianza con nadie, demasiado “listo” para poder aprender nada de nadie o demasiado práctico para no hacer las cosas de manera que llegues al corazón de los demás, es decir, desinteresadamente.

 

 

 

 

 

 

Martes, 7 de marzo de 2017

Hacía tiempo que deseaba añadir esta reflexión, da igual cuando haya podido ser:

Algunas personas, ya hace tiempo, me dijeron convencidas que tres cosas mueven al ser humano: el poder, el dinero y el sexo. Yo después de años, de experiencias y de vivencias sólo puedo decirles esto:

El poder al que aluden es una triste caricatura de LA LIBERTAD de la que carecen, cosa que a mí me basta para mi vida.

El dinero es el patético sustituto de LA AMISTAD que no han sabido cultivar, concepto y práctica que nos permite vivir mejor y más felices ayudándonos los unos a los otros.

El sexo es sólo una sombra de lo que EL AMOR, que parece que jamás han conocido, puede ofrecer al ser humano para vivir, para luchar y para afrontar todo.

Y además un amor erótico, de pareja, siempre conlleva un sexo infinitamente más bello, que el sexo por sí solo. No soy el único que defiende tal cosa.

 

Sábado,4 de marzo de 2017

Me perdonarán los literatos “profesionales” pero para mí la literatura es más pensamiento que estilo, es más comunicación que arte, es más idea que impresión. De acuerdo que ambas cosas están perfectamente complementadas en una buena literatura, en una obra maestra, pero si he de decantarme por algo será por la transmisión de ideas más que por el preciosismo. Entonces tengo un problema, porque me costará sublimar ciertas sensibilidades o alcanzar cierta estética, por lo que no me veo nunca siendo un “best-seller”. Que le vamos a hacer…

Domingo, 12 de febrero de 2017

Siempre se aprende de algo, de todo, de alguien y aprovecho la oportunidad que ofrece la herramienta del blog, de que además de registrar lo que se aprende, pueda difundirse . La cuestión concreta de hoy es una cita que hace reflexionar, parece una frase de Confuncio, aunque no sé aún quién puede ser realmente el autor, ahí va:

Las personas inteligentes y profundas suelen discutir sobre las ideas y conceptos.

Las personas comunes suelen discutir sobre los hechos y los eventos.

Las personas inferiores suelen discutir entre ellas.