Domingo, 4 de junio de 2017

Esta frase de André Malraux la tengo bastante presente, por como es la realidad en la que vivimos, por desgracia:

“He aprendido que una vida no vale nada, pero también que nada vale una vida”.

La segunda parte se debe tener muy en cuenta por lo que podemos decidir, la primera por lo que deciden por nosotros.

Sábado, 10 de junio de 2017

Tanto conocimiento nos debería ser útil para saber que no nos hace falta tanto, ni tanto progreso, ni tanta proyección.

Si alguien lo duda:

Tanta hambre…..respeto y conocimiento de los ecosistemas, uso de lo tradicional con racionalidad, no tirar la comida nunca. Además, existe un revelador  informe de la FAO sobre qué tipo de agricultura alimenta realmente al mundo.

Tanta enfermedad … reducción de la sociedad de consumo que genera radiaciones, emanaciones industriales, compuestos químicos nuevos tóxicos para la vida, promocionar la vida sana y decrecer (explotar menos a la gente). Volver al remedio natural y a la alimentación curativa para los casos anecdóticos evitando cargarnos de fármacos. Volver a una vida con un poco más de rudeza ya que el ejercicio físico moderado y algo más de frío nos fortalece.

Tanta guerra, tanta incomprensión….para eso no hace falta un gran progreso sino simplemente abrir la mente (o el corazón dirían los espirituales).

Tantas oportunidades de descubrir….sí, pero con racionalidad y liberándose del espíritu depredador de esta sociedad que cuando se descubre algo se debe proteger con patentes, o bien tiene secreto industrial o  bien tiene uso militar. Yo que estoy metido en Ciencia muy a menudo me pregunto ¿es necesario correr tanto y hacer las cosas así? De nuevo, porque estamos metidos en un sistema competitivo (maligno) en vez de cooperativo.

¿Qué más nos hace falta? La mayoría de males que tenemos se pueden curar simplemente con conocimiento.

 

 

Domingo, 4 de junio de 2017

Esta frase de André Malraux la tengo bastante presente, por como es la realidad en la que vivimos, por desgracia:

“He aprendido que una vida no vale nada, pero también que nada vale una vida”.

La segunda parte se debe tener muy en cuenta por lo que podemos decidir, la primera por lo que deciden por nosotros.